jueves, 13 de agosto de 2009

JULIO VERNE


Con ocho años, Julio Verne asistía en París a la escuela de madame Sambain, la viuda de un marino que le contaba anécdotas de los viajes que realizó con su esposo. Aquellos relatos despertaron su pasión por la aventura. Así, el escritor contó en su autobiografía, recuerdos de infancia y juventud, que cuando su padre le mandó interno a un colegio,trató de fugarse. Hizo una cuerda con sábanas y se descolgó por la ventana pero fue sorprendido por un jardinero. Charles-Noël Martin relata en su libro La obra y la vida de Julio Verne que el muchacho realizó un segundo intento de fuga con once años. Pretendía llegar a Marsella y embarcar rumbo a las Antillas para conseguir un collar de perlas y regalárselo a su prima, de la que estaba enamorado. Por esa aventura se ganó una paliza de su padre, quien le hizo prometer que desde ese día solo viajaría con la imaginación.

5 comentarios:

MNB dijo...

¡Qué linda historia, Socio!

No me gustó lo de la paliza, pero..."gracias a ella", tenemos las maravillas que escribió Julio Verne.

Cariños.

Ulysses dijo...

Aunque nunca viajó Físicamente, con su imaginación viajó por el tiempo y el espacio..

Saludos y sigan adelante

esteban lob dijo...

Menos mal que cultivó tan admirablemente la imaginación.

Abrazo.

Ricardo Tribin dijo...

Esta realmente excelente.

Verne es magistral ayer y hoy.

Un abrazo

auroraines dijo...

Qué importante fué y cuanto influyó su maestra al narrarle los viajes, agregado a su talento.
Un abrazo